Agencia de traducción Overseas

PREGUNTAS FRECUENTES

Una traducción es mucho más que una conversión de palabras de un idioma a otro. Para poder realizar una traducción, es imprescindible conocer no solo el idioma de destino, sino también vivir inmerso en la cultura, las tradiciones y las costumbres del país del idioma de destino. Es necesaria cierta sensibilidad lingüística y creatividad, además del perfecto conocimiento de las reglas de ortografía o gramática del idioma para que la traducción, en realidad, no parezca serlo. El objetivo principal es crear contenido perfectamente comprensible, fluido y adaptado que cualquier persona nativa en este mi idioma pueda leer y comprender con total naturalidad.

En Overseas Translations, todas las traducciones se realizan por traductores especializados en el campo correspondiente y nativos del idioma de destino, siempre intentando usar el mismo equipo de traductores para el mismo cliente. Seguimos los estrictos criterios de selección de traductores basados en la ISO 17100, que indican los estudios y los años de experiencia necesarios para poder formar parte de nuestro equipo de traductores.

Un traductor nativo profesional posee un perfecto dominio del idioma, además de la educación correspondiente y los años de experiencia realizando traducciones, y está especializado en diversos sectores. Mientras que alguien nativo pueda traducir, por ejemplo, el contenido de un e-mail o una carta simple, es imprescindible profundizar más y ser experto en vocabulario de otros sectores, como pueden ser la medicina y la farmacia, la ingeniería y construcción, la biotecnología e incluso marketing, porque la manera en la que se expresa el mensaje para el público objetivo es clave para atraer a potenciales clientes y no es suficiente con convertir las mismas palabras al idioma de destino.

El número de palabras estándar que puede traducir un traductor en un día oscila alrededor de las 2500 palabras nuevas. Dependiendo del contenido, si es muy técnico, por ejemplo, este número puede ser más bajo o, en cambio, con contenido más simple, puede ser más elevado.

Un traductor profesional solamente realiza las traducciones a su idioma materno, o sea al idioma en el que es nativo, desde otros idiomas que ha aprendido y cuyo nivel puede avalar con certificaciones correspondientes. Hay traductores que pueden ser nativos de 2 idiomas (idioma materno e idioma del país de residencia, si es diferente a su idioma materno). En tales casos, mediante la documentación aportada se confirma que el traductor es efectivamente bilingüe y puede realizar las traducciones a los dos idiomas.

Una memoria de traducción viene a ser una especie de base de datos que contiene todo el contenido traducido para cada cliente. Se gestiona mediante la herramienta CAT (Computer Assisted Translation), o sea herramienta de traducción asistida. Se crea una memoria específica para cada cliente, lo que permite mantener la coherencia con las traducciones anteriores, aplicar la misma terminología y reducir los costes para el cliente, así como los plazos de entrega. Cabe destacar que las traducciones son llevadas a cabo por traductores humanos y es el contenido traducido el que gestionamos con dicha herramienta para poder guardarlo y utilizarlo en futuras traducciones.

En Overseas Translations estamos muy entusiasmados con cada solicitud de presupuesto, el cual enviamos sin ningún tipo de compromiso y a la mayor brevedad posible. Tan sólo envíenos los documentos a traducir, indíquenos a qué idioma(s) lo necesita y si tiene una fecha de entrega deseada o cualquier otra información relevante que debamos tener en cuenta a la hora de confeccionar el presupuesto.

En principio, sí. Los formatos con los que más solemos trabajar son Microsoft Word, Power Point, Excel, idml (InDesign) y PDF, entre otros. Además de traducir, también maquetamos con los siguientes programas: Adobe InDesign, Adobe FrameMaker, Adobe PageMaker, QuarkXPress, Adobe Acrobat, Microsoft Illustrator, CorelDraw, Adobe Photoshop, etc.

La traducción jurada es una traducción oficial que solamente pueden realizar los traductores o intérpretes aprobados por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación (MAEC) de España u otros organismos de Comunidades Autónomas con lenguas cooficiales. Todas las traducciones juradas tienen plena validez para ser presentadas ante organismos oficiales, y deben estar impresas en papel, selladas y firmadas por el traductor jurado. También tienen plena validez las traducciones juradas con firma digital expedida por un organismo autorizado para la presentación telemática de los documentos. Los traductores jurados incluyen un texto al final de la traducción con una fórmula estándar donde juran que el contenido de la traducción es fiel al documento original. Junto a la traducción jurada se incluye una copia del documento original. Dependiendo del criterio del traductor jurado, las traducciones se imprimen en papel timbrado del Estado, aunque la norma del Ministerio no indica que deba imprimirse sobre este tipo de papel. Las traducciones juradas pueden ser presentadas en terceros países, aunque siempre recomendamos a nuestros clientes que se informen previamente de todos los trámites, sellos y legalizaciones que deben contener los documentos originales previo a la traducción jurada y que esta será aceptada en el país de destino.

Para poder realizar una traducción jurada se necesita el documento original escaneado o en formato papel para que el traductor pueda tomarlo como referencia, que se pueda leer bien y que contenga todas las firmas y notas que se deban incluir en la traducción. Una copia del original se adjuntará a la traducción jurada.

La Apostilla de la Haya es una legalización de documentos para confirmar su autenticidad que se usa sobre todo dentro del marco del derecho internacional privado. Consiste en añadir una página con una nota adicional al documento que es una copia de un documento público, para confirmar su autenticidad. En algunos países, como España, por ejemplo, existe una apostilla electrónica provista de un código que confirma su autenticidad y que se puede verificar en el registro electrónico de apostillas. Los documentos emitidos por un país firmante del Convenio que hayan sido certificados por una Apostilla deberán ser reconocidos y admitidos en cualquier otro país firmante de dicho Convenio sin necesidad de otro tipo de autenticación.
El proceso de apostillar los documentos debe ser previo a la traducción jurada ya que, aunque el formato suele ser trilingüe, contiene información que solamente aparece en castellano y debe ser traducida por el traductor jurado.

Una traducción se realiza de forma escrita por un traductor especializado, nativo en el idioma de destino. Sin embargo, una interpretación es también una traducción pero que se realiza de forma oral y donde existen diferentes tipos de interpretación: simultanea, consecutiva, de enlace, susurrada, jurada y online, en función de las necesidades del cliente.

La traducción inversa se realiza para confirmar que nuestra traducción refleja el documento original y se entiende perfectamente en el idioma traducido, transmitiendo las ideas del documento original. Consiste en realizar la traducción de un idioma a otro por un traductor nativo, por ejemplo, del español al inglés por un traductor nativo inglés, y después realizar la traducción inversa del inglés al español por otro traductor nativo inglés (no español) que no ha visto el documento original (en español), normalmente experto en realizar este tipo de traducciones, ya que debe traducir desde su idioma materno a otro idioma. Una vez realizada, se comprueban las dos versiones (del español, en este caso hipotético) y cualquier desviación, no comprensión o posible error se modifica en la traducción en inglés para que refleje a la perfección el significado buscado. Se utiliza sobre todo en sectores como el farmacéutico, la ciencia, los ensayos clínicos, algunos campos de psicología, pero también puede tener aplicación en otros sectores más generales.

La revisión de un documento la lleva a cabo un revisor, que suele ser el traductor nativo en el idioma del documento y especializado en la temática correspondiente, que corrige el documento en cuanto a ortografía, gramática, estructuras de las frases o también adaptando el vocabulario, para que, al final, el documento se lea de manera más natural, fluida y sin posibles errores.
También existe la revisión de una traducción que ha realizado, por ejemplo, el cliente mismo, donde se aplica el mismo criterio explicado en el párrafo anterior, además de comprobar frase por frase que la traducción corresponde con el documento original.
Las revisiones se suelen entregar en formato Word ya que nos permite realizar la entrega de dos versiones, una con todos los cambios visibles para el cliente con el control de cambios activado y una segunda versión final con los cambios aprobados y lista para su uso.

Un traductor profesional suele especializarse en una o varias materias, para poder aportar más valor a la traducción, sobre todo mediante el uso de un vocabulario que muestre su expertise en la materia y siguiendo los estrictos protocolos que pueden existir en caso de traducir patentes, ensayos clínicos, prospectos de medicamentos, fichas de seguridad, etc. También en los sectores de ingeniería, construcción o maquinaria, por ejemplo, se usa vocabulario muy técnico para describir con todo detalle las diferentes piezas, mecanismos, etc., de una máquina. De ahí que siempre se busque un traductor especializado en cada materia, para poder ofrecer la máxima calidad y la comprensión deseada por parte de la audiencia final.

Una herramienta de traducción asistida (CAT tools, Computer Assisted Translation tools) es un programa que facilita la realización de la traducción ya que genera un archivo en formato bilingüe en el que permite trabajar. También permite la aplicación de la memoria de traducción y del glosario, si existe, además de otras funciones que permiten comprobar la coherencia de la traducción dentro de uno o varios documentos. También permite realizar el conteo total de palabras (nuevas, repeticiones, y las que ya están en la memoria) para poder preparar el presupuesto para el cliente. En definitiva, sirve de gran ayuda para asegurar la máxima calidad de las traducciones y facilitar el trabajo tanto del traductor como del Project Manager.

Toda información adicional que se pueda obtener es de gran valor, como documentos o páginas web de referencia, preferencias terminológicas, instrucciones especiales de lo que se debe y no se debe traducir, etc. Pero también es muy importante la comunicación en caso de dudas y el feedback final, gracias al cual podemos seguir mejorando todos nuestros procesos internos.

La guía de estilo es un documento que se suele elaborar para clientes con instrucciones específicas para proyectos de traducción, para tenerlas todas detalladas dentro de un mismo documento. Puede contener información de lo que se debe y no se debe traducir (marcas, modelos, colores, colecciones), la traducción de los cargos de las personas, instrucciones sobre la terminología de preferencia a aplicar, uso de mayúsculas, etc.

Un glosario terminológico recoge todos los términos considerados clave con su correspondiente traducción para poder traducirlos siempre de la misma manera. Se suele preparar sobre todo en el contexto de traducciones técnicas para los sectores de ingeniería o construcción, también del sector farmacéutico o médico, alimentación o legal, para asegurar que ciertos términos siempre se traducen igual. Muchas veces es el cliente quien aprueba esta terminología o si tiene preferencias, éstas se añaden al glosario. Dentro de la herramienta CAT, el Project Manager hace un chequeo automático para confirmar que efectivamente el glosario se ha aplicado correctamente.

El método de pago más habitual es por transferencia bancaria, según las condiciones comerciales acordadas con cada cliente.

Overseas Translations y todos sus traductores, intérpretes y otros colaboradores externos se comprometen a respetar estrictamente la confidencialidad de todos los contenidos que se les hayan confiado. Como muestra de ello, todos firman un acuerdo de confidencialidad antes de empezar la colaboración al igual que Overseas Translations, en caso que lo soliciten nuestros clientes.

Tanto en Overseas Translations como todos nuestros colaboradores, nos comprometemos a tomar todas las medidas necesarias para respetar la confidencialidad de todos los documentos que manejamos para llevar a cabo las traducciones, así como el uso de programas de confianza y con sus respectivas licencias activas. La información se almacena en servidores propios o clouds con sistemas de seguridad y el contenido queda protegido de cualquier posible robo de información, lo que no incluye posibles ciberataques que pueden ocurrir en cualquier ámbito y que no están bajo nuestro estricto control. Anualmente una empresa externa nos audita y aconseja para el correcto cumplimiento del tratamiento de datos personales. Si el cliente lo prefiere, tanto el documento original como la traducción pueden ser eliminados de nuestros servidores una vez se ha realizado la entrega.

Todas las traducciones se realizan por traductores profesionales especializados en el sector y nativos en el idioma de destino que realizan el paso de autocomprobación antes de realizar la entrega. Posteriormente, las traducciones pasan por un exhaustivo control de calidad interno, que es una revisión no lingüística de todo el contenido respecto al idioma original, aunque siempre se intenta asignar a los Project Managers que sepan los dos idiomas, o al menos uno de ellos, para así darle un valor añadido a nuestra revisión. En caso de haber dudas o preguntas, estas se envían de vuelta al traductor para solventarlas y crear la versión definitiva de la traducción. Algunos clientes añaden el segundo paso lingüístico, después de la traducción, que es la revisión de la traducción por un segundo traductor nativo en el idioma de destino y especializado en el campo, de acuerdo con la norma ISO 17100. Después de este paso, se realiza nuestra revisión interna habitual.

Todas las incidencias por parte del cliente se registran en nuestro registro de incidencias interno y se procede a la comprobación y a la revisión de la traducción por un tercer traductor, si corresponde, en función de los resultados de la comprobación inicial. Una vez acabada la comprobación y la revisión adicional, así como el feedback recopilado de todas las partes implicadas, se procede a la elaboración de un informe de incidencia, donde se describe con detalle lo ocurrido, la resolución y las futuras acciones que se tomarán para evitar que vuelva a ocurrir. Es importante remarcar que un contenido puede ser traducido de diversas formas y ahí entra en juego el estilo de cada traductor que puede agradar más o menos, especialmente en traducciones creativas, pero en todo caso las traducciones deben reflejar el mensaje del texto original.

¿Te acompañamos?
adorno billete
*Formatos admitidos: PDF, DOC, DOCX, XLS, XLSX, ODT, ODS, CSV, ZIP
*Tamaño máximo: 20M
Suscríbete a nuestra Newsletter